De entre los muertos

Responder
Admin
Site Admin
Mensajes: 89
Registrado: Lun Nov 20, 2017 10:02 am

De entre los muertos

Mensaje por Admin » Mar May 08, 2018 7:21 pm

Admin
Site Admin
Mensajes: 89
Registrado: Lun Nov 20, 2017 10:02 am

Re: De entre los muertos

Mensaje por Admin » Mar May 08, 2018 7:23 pm

Fantasmas

Los que no fueron hacia la luz

Los fantasmas son "almas" estancadas en el mundo de los vivos, sin formar parte de él completamente. Personas que han muerto, generalmente, de forma violenta o traumática y, por razones que ni ellos mismos saben, no pueden ir a dónde quiera que vaya la gente cuando muere.
  • No todos los muertos se transforman en fantasmas.
  • Un fantasma está aislado del resto del mundo. Muy pocas personas pueden verlos y hablar con ellos, sólo mediums, nigromantes y otros brujos entrenados en el contacto con espíritus.
  • Aunque en ocasiones pueden intentar comunicarse con cualquiera entrando en los sueños de una persona viva y comunicarse allí con ella.
  • Fantasmas con muchos años de “muerte” y paciencia pueden aprender a hacerse visibles durante cortos periodos de tiempo ante personas sin habilidades especiales ni entrenamiento en magia, es lo que se llama “aparición”.
  • Obviamente, puede interactuar sin problema alguno con otros fantasmas y seres que habiten “el plano sobrenatural” como demonios incorpóreos y otros que ya especificaremos.
  • También puede ser capaz, sin demasiado esfuerzo, de tocar cosas, cogerlas y moverlas, interactuar con toda clase de objetos inanimados de su entorno e incluso comer, aunque no le sirve de nada, no lo digiere y el sabor, la textura y la temperatura de la comida se notan.
  • La comida o bebida que tome un fantasma, no es digerida ni procesada, simplemente pasa a “no existir”.
  • Cuando un fantasma toca comida o sujeta un vaso lleno de, por ejemplo, zumo o leche, ésta se hace no apta para estómagos humanos; se agría, pudre o pierde todo el sabor y sus propiedades, dependiendo del caso.
  • Es posible que en casos especiales, un fantasma sea capaz de poseer un cuerpo humano usándolo como cuerpo propio si el espíritu original de ese cuerpo está abandonándolo o situaciones similares.
Son creables, pero no como primer personaje. Piensa que apenas son jugables. Nuestro consejo es tenerlo como complemento, especialmente si tienes un pj medium o una trama con otro user que tenga mediums o alguien capaz de ver fantasmas.
Admin
Site Admin
Mensajes: 89
Registrado: Lun Nov 20, 2017 10:02 am

Re: De entre los muertos

Mensaje por Admin » Mar May 08, 2018 7:25 pm

Zombies
Menos virus Z, más brainwashing

El zombie no es en realidad una criatura temible y peligrosa. Salvo en aquellas ocasiones en las que sigan órdenes estrictas que incluyan la eliminación de otra persona. No comen cerebros, ni otros órganos humanos, ni tienen impulsos violentos irrefrenables. De hecho, la gran mayoría de zombies, sea de la clase que sean, cuando no están siendo usados como arma por alguien, son criaturas de lo más mansas. De lo que se trata, en realidad, es de otra forma retorcida de esclavismo en la cual los autores de tal privan a las víctimas no sólo de su voluntad si no también de sus propios recuerdos e incluso de su descanso mortal. Se trata de personas desprovistas de su propia consciencia como ser humano, vivo o no, de una marioneta con forma humana, que es forzada a cumplir una serie de acciones. Y sí, en ciertas ocasiones, se han llegado a usar como soldados o asesinos dedicados a una misión en concreto, mientras que en ciertas sociedades necrománticas es usual verlos siendo usados como mano de obra.


Zombies vivos
La figura del zombie ha estado presente en las leyendas vuduístas como un muerto que resucita por mano de un hechicero para convertirse en su esclavo. Aunque esa descripción se acerca bastante a lo que realmente ocurre en otros rincones del mundo con la necromancia, ésta leyenda fue avivada por hechos relacionados con la experimentación por parte de brujos, demonólogos e incluso personal del antiguo Consejo de Vigilantes, con el fin de emular prácticas necrománticas con personas vivas. Con el tiempo, el proceso de zombificación ha ido mucho más lejos.

En realidad la zombificación es una especie de lavado de cerebro extremo. De hecho, no solo se emplea para convertir a las personas en marionetas pasivas sin noción de si mismos, sino que con los ajustes correspondientes en el proceso, se podría usar para alterar algunos recuerdos, o grabar ordenes durmientes en el cerebro hasta que necesitaran activarla, manteniendo hasta ese momento la conciencia original de la persona.

El proceso
Según los archivos del Consejo, para el proceso de zombificación y la mayoría de sus variantes, se necesita un combinados de sustancias, normalmente llamado Coup de poudre, de la que se sabe lleva principalmente Tetrodotoxina (veneno del Pez Globo) y estramonio.

La víctima, una vez tratada con la droga entra en un estado de suspensión casi comatoso, y es aislada de luz y estímulos, en ocasiones incluso enterrada. Después de un par de días de aislamiento, es despertada con la aplicación de un psicoactivo cuyo nombre o composición aún no tenemos en nuestros registros, aunque se barajan algunas opciones. Para entonces la personalidad original de la persona desaparece dando lugar a una marioneta sin voluntad propia. Pero recordemos en todo momento que siempre, siempre, se trata de una persona completamente viva y humana.

En nuevas recetas, se ha conseguido no suprimir del todo la personalidad de la persona y ésta no recuerda lo ocurrido durante los días anteriores en los que ha estado en "tratamiento", y se usa el periodo de suspensión para grabar ordenes y pautas en el cerebro de la víctima


Zombies muertos

Para empezar, la persona murió. Las causas dan igual. Era un cadáver... Pero fue reanimada mediante un proceso sobrenatural, con magia necromántica.

Una vez “formados” actúan de forma sumisa y servicial, y acatarán las órdenes de quienes los crearon. Pueden hacer levantar un cadáver (e incluso varios a la vez) y hacer que sigan sus órdenes, sin requerir largos preparativos, ni procesos de varios días, como ocurre con los zombies vivos.

Se conocen pequeñas colonias dónde es común ver a difuntos siendo usados para trabajos sucios y labores pesadas, o servicio doméstico, aunque esto último con menos frecuencia, por higiene. Su vida útil alcanza hasta dónde su putrefacción les permita seguir desarrollando labores, que normalmente no es demasiado. Y además el olor es bastante molesto. Su destreza y movilidad también dependerá de lo frescos que estén.

¿Puede un zombie ser peligroso?

Si, si su "creador" quiere que lo sea. Pero sólo en ese caso, el pobre difunto no hace más que cumplir la tarea sin poder tener la oportunidad de cuestionarla.

¿Es peligroso que un zombie con orden de atacar me muerda?

Es peligroso en el sentido en que puede hacerte una herida fea. También es probable que tengas que ir al hospital para evitar una infección. Pero se trataría de una de las infecciones normales. No existe el contagio.

¿Es posible "apagar" a un zombie?

Si, lo único en lo que estas criaturas se parecen a los que salen en las películas es que la decapitación o los daños a la cabeza son lo único que los devuelve a la muerte total.

Aclaración
Zombies muertos, no. Zombies vivos, de momento no.
Admin
Site Admin
Mensajes: 89
Registrado: Lun Nov 20, 2017 10:02 am

Re: De entre los muertos

Mensaje por Admin » Mar May 08, 2018 7:27 pm

Resucitados

Una segunda oportunidad
  • Es simple: Una persona muere y otra u otras hacen un acuerdo para que ésta vuelva a la vida.
  • Para ello se requiere conocimiento de magia, en especial necromancia y en ocasiones sacrificios de sangre.
  • Es muy importante que quien lo haga sea experto, porque de lo contrario, el más mínimo fallo y la persona resucitada podría acabar en modo zombie, sin recobrar por completo su personalidad.
  • También entraña riesgos, porque pueden atraerse espíritus indeseados en el proceso que perseguirían al resucitado y a sus resucitadores hasta, en ocasiones, ocasionar la muerte de alguno de ellos.
  • Esto responde al supuesto "equilibrio de la energía sobrenatural".
  • La persona resucitada, por muy bien que se haga, necesita un tiempo para adaptarse a la realidad y recuperar todos sus recuerdos.
  • Es importante que se intente hacer de forma que el resucitado sufra el menor trauma posible en la transición.
  • Hay veces que una persona resucitada adquiere la habilidad de contactar el plano fantasmal, si ha estado habitando ahí antes de la resurrección. Esta habilidad es débil y no se tiene control sobre ella. El resucitado puede darse cuenta de que hay espíritus a su alrededor, a veces incluso verlos o hablar con ellos.
Admin
Site Admin
Mensajes: 89
Registrado: Lun Nov 20, 2017 10:02 am

Re: De entre los muertos

Mensaje por Admin » Mar May 08, 2018 7:28 pm

Reanimados
Los verdaderos muertos vivientes

La reanimación en nuestros libros suele referirse a un estado en el que una persona que ha fallecido es devuelta a la vida, casi siempre como una maldición o castigo, pero de forma en que sus signos vitales son equiparables a los de un muerto; en muchos sentidos.
  • Un reanimado regresa de la muerte estando muerto en vida.
  • Pero no os confundáis, no es un zombie, ni un vampiro.
  • Es la misma persona “en cuerpo y alma”, su misma personalidad y recuerdos.
  • Pero su cuerpo se está pudriendo lentamente.
  • Esto, como se ha dicho anteriormente, ocurre en ocasiones como castigo:. Cuando quien decide maldecir a la persona afectada piensa que la muerte no es suficiente, la condena a volver al mundo de los vivos durante un tiempo añadido, aunque generalmente corto, para ver como su cuerpo se desintegra lentamente.
  • La persona que ejecuta la maldición suele ser la misma que ha provocado la muerte del futuro reanimado.
  • El reanimado no es capaz de comer o beber, no lo digiere y tiene que vomitarlo todo tarde o temprano.
  • Pueden pasar un máximo de 3 meses en casos más generosos, antes que el reanimado termine de perder el control de su cuerpo y se quede tirado en algún lugar viendo como los insectos devoran lo que queda de él, hasta el fin.
Tened cuenta que el personaje ha de tener una fecha de caducidad y deberéis representar el progreso de su putrefacción on rol. Preferiblemente no para la ficha, sino para desarrollo o final de personaje.
Admin
Site Admin
Mensajes: 89
Registrado: Lun Nov 20, 2017 10:02 am

Re: De entre los muertos

Mensaje por Admin » Mar May 08, 2018 7:32 pm

Akhu

Momias del antiguo Egipto

AKH (PLURAL AKHU)


"Tu vida tendrá lugar otra vez, tu alma no estará separada de tu cuerpo divino, tu ba estará en el akh. Resurgirás cada día y volverás cada noche. Una lámpara se encenderá para ti durante la noche hasta que la luz del sol brille sobre tu rostro. Oirás las palabras “bienvenido a la vida, bienvenido eres a tu nueva morada.”

Historia
Los Akh son el resultado de la obsesión por alcanzar la inmortalidad de los pobladores del antiguo Egipto. Son el producto de la transmogrificación post-mortem de un ser humano.

Ya en el periodo Predinástico, los sacerdotes y brujos comenzaron a buscar una manera de conseguir la vida eterna para los mortales, pero no empezaron a conseguir resultados hasta el Viejo Reino, con la combinación del conjunto de hechizos conocido como Textos de las Pirámides y el uso de la alquimia en los rituales de momificación. Durante estos primeros siglos, el proceso estaba reservado exclusivamente para los reyes, y era tan complejo que requería años para completarse con éxito. Con el paso de los siglos, los Textos evolucionaron hasta convertirse en una versión abreviada y más eficaz, y los rituales necesarios se fueron sintetizando. Las reinas, esposas secundarias del rey, sacerdotes, altos funcionarios y otras personas con importancia en la corte tuvieron acceso a este proceso, y el número de Akhs nacidos durante el Nuevo Reino es de lejos el más numeroso. Después, cuando Egipto ya estaba bajo el control griego y romano, la momificación se masificó y quedó al alcance de casi todos los estratos sociales, pero la inmensa mayoría de estas momias no recibían el tratamiento mágico adecuado y nunca se convertían en Akhs. Con la expansión del cristianismo y la persecución de la religión egipcia, los sacerdotes fueron encarcelados, los templos destruídos, y el conocimiento de los rituales exactos se perdió en el tiempo.

El conocido como “Libro de los Muertos” en occidente era llamado por los egipcios “El Libro de Partir al Amanecer” o el libro de “Caminar Bajo el Sol”. Esto da una idea más cercana a su verdadera finalidad, que era permitir a la persona fallecida volver a la vida cada amanecer, tener libertad de movimientos durante el día, y “morir” de nuevo al anochecer, para repetir el proceso al día siguiente. Este libro (en ocasiones un papiro, otras veces esculpido en las paredes de las tumbas o pintado sobre los ataúdes, sarcófagos o los sudarios de las momias) tenía como objeto enseñar (y ayudar a recordar) hechizos necesarios o útiles para los Akhs en su nueva vida. Algunos de estos son imprescindibles para completar su transformación, y si no los realizan con éxito inmediatamente después de morir, sufren la "segunda muerte".

El nombre de la persona para la que se realizaran las inscripciones suele ir precedido del título “Osiris” (e.g. “el Osiris John Doe”), porque el Akh se vuelve un compañero del dios resucitado y adquiere un estatus casi divino (estrictamente desde el punto de vista de la religión del antiguo egipto). El Akh no tiene un poder ni remotamente similar a lo que hoy en día sugiere el título de “dios”, pero los practicantes de la antigua religión egipcia les hacían ofrendas, rezaban para pedirles ayuda, y creían que si los ofendían sufrirían las consecuencias, además que podían interceder ante los (otros) dioses en su favor o en su contra.

Las fórmulas de la transmogrificación, llenas de símbolos solares, revelan la estrecha relación entre la energía solar y la naturaleza del Akh, que la necesita para seguir existiendo.

Características
  • Aunque por la descripción parezcan similares a un fantasma, tienen un cuerpo físico.
  • Este cuerpo no es su cadáver reanimado, es un cuerpo nuevo creado mediante alquimia y magia, y que necesita energía solar para mantenerse tangible. La magia debe renovarse periódicamente repitiendo ciertos rituales.
  • Al anochecer se desvanecen y pasan las horas de oscuridad en una dimensión conocida como Duat, que los egipcios identificaban con el inframundo. Al amanecer vuelven al “mundo de los vivos”. También vuelven al Duat durante los eclipses solares.
  • En el Duat no solo hay Akhs, también está poblado por demonios (algunos de los cuales, especialmente poderosos, eran diferentes deidades de la religión egipcia)
  • No todos los muertos momificados se convierten en Akhs. Si la conservación del cuerpo no va acompañada de los rituales y las transmutaciones necesarias, no sucede nada.
  • Si están bien alimentados y conocen las fórmulas mágicas adecuadas, pueden recuperarse de heridas que serían mortales para un humano y no sufren enfermedades.
  • Si están bien alimentados y conocen los hechizos correspondientes pueden atravesar paredes y/o levitar (según los Textos, “surcar los cielos”, pero en la práctica es mucho más modesto).
  • Durante las horas que pasan en el Duat, pueden viajar y materializarse en un lugar diferente al amanecer.
  • Cuando se les hace una ofrenda mientras ellos están en el Duat, pueden consumirla, pero se alimentan solo del “ba” de los alimentos (su “energía espitirual” o mágica).
  • No sangran.
  • Se sienten mejor y más fuertes cuando pueden tomar el sol habitualmente, por eso suelen vivir en países con climas cálidos y muchas horas de luz solar. En un invierno escandinavo solo podrían estar en nuestro mundo un par de horas al día.
  • En ocasiones, su piel puede tener un aspecto un tanto extraño. A veces, solo tiene un cierto brillo, como de maquillaje o aceite, pero otras parecen completamente cubiertos por una capa de oro.
  • No pueden reproducirse. La única forma de crear un nuevo Akh es mediante los rituales mágicos y la transmogrificación de un cadáver, siguiendo un proceso específico y secreto para la inmensa mayoría de la gente.
Debilidades
  • Necesitan conocer y recordar una serie de fórmulas mágicas para mantener su estado como Akh. Si los olvidan, pueden convertirse en fantasmas, “morir una segunda muerte”, o quedar atrapados en el Duat.
  • Su identidad está unida a su nombre. Si olvidaran su nombre, o si nadie más lo recordara y no quedara escrito en ningún sitio, perderían sus recuerdos, su personalidad, y se convertirían en un “alma errante” o fantasma sin conciencia, como un zombi.
  • Necesitan comer, beber, o en su defecto recibir ofrendas de alimentos, incienso (...) Pueden pasar años (décadas o incluso siglos) sin alimentarse, pero se debilitan progresivamente hasta que no pueden mantener su forma física y finalmente desaparecen o no pueden volver del Duat al amanecer.
  • También necesitan respirar. Tardan más tiempo que un humano en morir ahogados, pero puede llegar a suceder.
  • Para poder regenerarse después de sufrir heridas necesitan estar bien alimentados. Si no lo están, no morirán por sus heridas, pero tampoco se curarán; se quedarán con las heridas abiertas, los agujeros de bala, los huesos rotos o lo que sea hasta que se puedan regenerar (o si no reciben alimentos, hasta ir debilitándose y degenerando más).
  • Necesitan tener un corazón. No tiene por qué tratarse del órgano, existen amuletos que pueden sustituirlo. Pero si no tienen ni el órgano ni un amuleto que cumpla su función, sufren la “segunda muerte”.
  • La Segunda Muerte es (al menos teóricamente) irreversible, y supone la desaparición total y absoluta del Akh de este mundo (los médiums no pueden comunicarse con él, un necromante no podrá reanimarlo).
  • Aunque en general pueden pasar por humanos normales, no siempre pueden controlar los visos dorados de su piel y eso puede delatarlos.
  • Especialmente en climas nublados con poca luz solar, pueden llegar a ser incapaces de volverse completamente “sólidos” y ser intangibles o incluso traslúcidos.
  • Si alguien conoce su nombre completo (escrito correctamente en jeroglíficos) puede realizar hechizos que les resultan muy dañinos con bastante facilidad. Si se trata de una bruja con más habilidad, en teoría puede incluso controlarlos y obligarlos a hacer su voluntad.
Aclaración
Disponibles para crear personajes, pero con restricciones. Los Akh creados después del siglo I D.C son extremadamente infrecuentes, así que debería haber nacido durante el tiempo en que se practicaba el ritual habitualmente. Imprescindible que se trate de una persona nacida en Egipto (incluyendo los territorios que en algún momento formaron parte de su imperio) y que recibiera las ceremonias necesarias allí. Por lo tanto es necesario que el PB sea de una raza acorde con la procedencia (Por tanto, no blancos. El área de intercambio cultural, comercio y relaciones internacionales del imperio egipcio alcanzó Turquía, Siria, Libia, Etiopía… así que PBs de varias nacionalidades, etnias y razas serían plausibles. Pero los egipcios “más blancos” eran de origen griego, y eso ya fue hacia el final del imperio, así que no tiene sentido que sean gente rubia de ojos claros, del sudeste asiático...). También estaría bien que el usuario tuviera una mínima idea de cómo vivían los egipcios antiguos, aunque sea a grandes rasgos.
Responder