Atmintis

De Tst canon
Saltar a: navegación, buscar

Demonios de la memoria

Historia

No se sabe claramente cuando aparecen los primeros Atmintis (demonios de la memoria), pero sí que ellos proceden del norte de Europa y se han ido extendiendo por todo el mundo. Al principio eran un pequeño gremio de demonios que movidos por la avaricia utilizaban sus poderes para robar a todas las personas que veían, llegando a amasar grandes riquezas conseguidas gracias a viajar de pueblo en pueblo. Su método es tan sencillo como obligar a los habitantes de los pueblos a entregar todo su dinero y objetos de valor, y más tarde insertar en sus mentes falsos recuerdos que impiden que recuerden bien los robos. Llegado a un momento, viendo cómo los más avariciosos caen tras abusar de sus habilidades, comenzaron a reproducirse entre ellos con la única intención de usar los poderes de sus futuros hijos y así no arriesgar sus vidas. Por poner el ejemplo, quizá de cuatro hijos que tenían, uno era criado con normalidad y los otros tres iban destinados a servir con sus poderes a sus padres. Así pasan bastantes años convirtiendo gran parte de las siguientes generaciones de Atmintis en "máquinas" cuya vida está destinada a estafar. Demonios que nunca conocen el amor materno ni la calidez de la familia, porque son tratados como objetos desde que nacen hasta que son enviados a cumplir cada misión por la que fueron concebidos. A pesar de que los precursores de esa idea piensan en todo momento no encariñarse de ninguno de esos hijos puesto que van a una muerte segura, con el tiempo no todos piensan igual. Esa raza se esparce, alejándose de Europa una gran mayoría de Atmintis que quieren tener una vida normal y dejar las estafas. Empiezan a debilitarse los poderes de las nuevas generaciones de Atmintis. Pronto, la idea del gremio de ladrones que usaba a sus hijos llega a desaparecer... aunque quizá no completamente.

Características

En cuanto a apariencia física, pueden pasar perfectamente por humanos, ya que no presentan ninguna diferencia con ellos. La esperanza de vida de estos seres está comprendida en 200 años aún así, envejecen bastante lento. Así aclaramos que no son inmortales, de hecho, pueden morir de las mismas causas que los humanos y contraer enfermedades.

Se caracterizan especialmente por sus poderes mentales; aunque en la actualidad son bastante débiles, les requiere de años y años de preparación para ellos poder utilizarlos. Los primeros Atmintis podían manipular a todo tipo de personas. En la actualidad sus poderes sólo parecen afectar correctamente a personas con depresión diagnosticada, ahogadas en problemas familiares o víctimas de sucesos traumáticos.

Pueden manipular las mentes de los humanos y así hacerles obrar a su antojo, así como meter imágenes o crear falsos recuerdos en sus mentes, e incluso pueden modificar los recuerdos existentes un poco de modo que parezca que en vez de haber ocurrido, lo hayan soñado. Sólo puede llevarse esto a cabo con una persona con la que se establezca contacto visual, por lo que deben estar cara a cara con sus víctimas; lo que explica esa cantidad desorbitada de viajes que hacen. Sin embargo, no pueden leer las mentes ni borrarles la memoria a sus víctimas.

Son capaces también de reconocer a los de su misma especie (Atmintis), pero no así a otros tipos de demonios o criaturas; cuando se cruzan con otro Atmintis que no han visto antes, un leve chispazo recorre su cuerpo.

Debilidades

La gran contra de ese poder es que usarlo puede dar lugar, con alta probabilidad, a ciertos efectos secundarios. Pueden darse alguno o varios de los siguientes sin un orden establecido: amnesia, pérdidas de memoria a corto y largo plazo, jaquecas a menudo interminables y por último y en el peor de los casos, la muerte. Pueden perder la memoria de tal manera que lleguen a olvidar toda su vida y reconstruirla es, en muchos casos, prácticamente imposible. Un demonio que pierde la memoria, para sus padres vale lo mismo que uno muerto. Por eso se desentienden completamente de ellos.